VENID A MÍ CUANDO ESTÉIS FATIGADOS Y AGOBIADOS.

VENID A MÍ CUANDO ESTÉIS FATIGADOS Y AGOBIADOS.
DE LOS QUE SON COMO NIÑOS ES EL REINO DE LOS CIELOS.

lunes, 21 de mayo de 2012

Un pequeño homenaje a la Virgen María desde clase.


En esta web encontrarás información de aspectos muy importantes relacionados con la Virgen María, que debes saber. Este viernes, 25 de mayo, en el Santuario de la Virgen de los Remedios, se celebrará, dentro de la Novena del Mes de Mayo, una misa dedicada a los jóvenes. Será a las 7 de la tarde, se llevará una ofrenda de flores del I.E.S.Zaframagón. !!NO FALTES NI LE FALLES A NUESTRA PATRONA!! !!TE ESPERAMOS!!

viernes, 11 de mayo de 2012

JESÚS Y SU ACTITUD AFECTIVA HACIA LA MUJER.


1) ¿Cómo se comportaba Jesús ante la mujer?
Jesús vino a salvar a todos. Nadie quedaba excluido de su redención. Mucho menos, la mujer, en quien Jesús puso tanta confianza, porque sabía que era tratada con una total marginación en la cultura y religion judía, del S.I. Los Evangelios nos muestran la actitud de cariño, comprensión y trato de igualdad que Jesús dispensó a las mujeres.

 2)La mujer en tiempos de Jesús.
Hoy difícilmente nos imaginamos hasta qué extremos llegó en el mundo antiguo la discriminación de la mujer. Las religiones orientales llegaban a negarle la naturaleza humana, atribuyéndole la animal. ¿Y el mundo hebreo en tiempos de Jesús? El hebraísmo se nos muestra como una religión de varones. La mujer era indigna de participar en la mayoría de las fiestas religiosas, no podía estudiar la torá (ley judía) ni participar en modo alguno en el servicio del santuario. No se aceptaba en juicio alguno el testimonio de una mujer, salvo en problemas estrictamente familiares, porque se decía de ellas que eran mentirosas por naturaleza. Estaba obligada a un ritual permanente de purificación, especialmente en las fechas que tenían algo que ver con lo sexual (la regla o el parto). De ahí que el nacimiento de una niña se considerase una desgracia, porque imploraba buscarle una dote para regalarla al que fuese su marido, en una ceremonia de matrimonio concertada, donde el amor es lo que menos importaba. En fin, la mujer se consideraba como posesión del marido y un simple objeto de trabajo. Estaba obligada a las faenas domésticas, no podía salir de casa sino a lo necesario y convenientemente velada, no podía conversar a solas con ningún hombre so pena de ser considerada como indigna y hasta adúltera. Ante cualquier sospecha de infidelidad, debía someterse a la prueba de los celos y en caso afirmativo, la pena de muerte por lapidación era lo que le esperaba. En caso de poligamia estaba obligada a tolerar otras mujeres y podía ser repudiada por no saber cocinar, por perder encanto físico u otras razones más fútiles. Siempre se atribuía a ella la esterilidad de la pareja. La discriminación en caso de adulterio (infidelidad matrimonial) era radical y violenta.
Esta humillación llegaba en algunos campos, sobre todo, en el campo religioso, a situaciones increíbles. Tres veces al día todo judío varón rezaba así: "Bendito seas tú, Señor, porque no me has hecho gentil, mujer o esclavo". A lo que la mujer debía responder, agachada la cabeza: "Bendito sea el Señor que me ha creado según su voluntad". Y los rabinos (dirigentes religiosos de las sinagogas) de la época de Jesús repetía tercamente que "mucho mejor sería que la Ley desapareciera entre las llamas, antes que ser entregada a las mujeres".

3)Este era el mundo en que se movió y vivió Jesús.  ¿Compartió Jesús estas discriminaciones?
Jesús comprende la vocación peculiar de la mujer a la vida y al amor, capaz de suscitar en ella los más nobles sentimientos e ideales. Como recompensa, Jesús resucitado se les aparecerá a ellas antes que a ningún otro discípulo (cf. Mt 28, 9) y a ellas, antes que a los mismos apóstoles. Jesús les confiará la tarea de anunciar a los demás la buena noticia de su resurrección (cf. Mt 28, 10; Jn 21, 17), a pesar de la mentalidad judía, que no concedía ningún valor al testimonio de una mujer. Por su apertura al amor y su fina sensibilidad la mujer está especialmente capacitada para comprender el mensaje de Jesús. Por ello, el Maestro no duda en revelarles verdades profundísimas sobre el misterio del Padre y su propio misterio: a la mujer samaritana le declara que Dios es Espíritu y que no debemos adorarlo en Jerusalén o en un monte sino "en espíritu y en verdad". Él mismo se presenta a ella como el Mesías prometido (cfr. Jn 4, 24.26). A Marta, la hermana de Lázaro, le dice que Él es la resurrección y la vida (Jn 11, 26). A María Magdalena le da a entender que su Padre Celestial es también Padre de todos los hombres (cf. Jn 20, 17). Las mujeres comprenden el lenguaje del amor, que es el núcleo del mensaje de Cristo. Jesús no desconoce la realidad del pecado en la adúltera, (a la que salva la vida cuando otros querían lapidarla por su pecado, considerado delito en la mentalidad judía de la época), en la samaritana (marginada por ser extranjera, no judía), en María Magdalena (marginada por ser mujer y prostituta). Pero sabe que ellas pueden alcanzar el perdón y la salvación, porque pueden amar mucho y les pide que se conviertan, cambien su vida y sean felices. Jesús trata a la mujer como mujer. Ni privilegia su trato ni lo rechaza. Cristo lega a todos los hombres un magnífico ejemplo del trato que merece la mujer; respeto, delicadeza, miramiento,amor. Éstos son rasgos del comportamiento que el hombre debe adoptar con la mujer.

ACTIVIDADES:

1) Resalta del apartado 1 las ideas principales que te pregunta.
2) Haz un resumen, con tus palabras, de los aspectos en los que la mujer era maltratada en la época de Jesús.(Apartado 2)
3) Del apartado 3, di como era la postura de Jesús frente a la mujer en general y frente a los siguientes casos concretos resaltados en negrita en este apartado.